...

Abrí los ojos y estaba lejos del norte.

Fin.



.

...

¡ tanta palabrería vana !

no sabría que decirte.



.

...

tus provocaciones tienen respuesta en las mías.

Diálogo de sirenas.



.

...

rotundamente... te prohíbo.

fruta.



.
.

...

tu calor en las distancias cortas.

al rojo.



.

...

y aunque sé perfectamente que no lo debo hacer -que no es lo apropiado- también sé que puedo. Te cojo de la mano y te llevo por el medio de la gente hasta el centro del baile.

qué me importa cómo sigue girando el mundo.



.

...

robándote el pensamiento. Con nocturnidad. Y alevosía.

canalla.



.

...

detenernos a dos pasos.

(pero proseguir en nuestra imaginación hasta el final)



.

...

la primera vez sería algo así como entrecruzarnos en un rincón apartado y -en vez de sonreírnos y decir la frase boba de costumbre- lanzarnos directamente a la boca del otro, no con el ánimo de depositar un beso, sino con la impetuosidad de dos quinceañeros que descubren sabores a cada instante; como quien reanima un corazón parado con un boca a boca brutal.

respirando como el aire en una tormenta.



.

...

¡oh nena! dos botones de la blusa desabrochados y ese perfume son motivos suficientes para que no siga escribiendo esta noche.

rocanrol.



.

...

entonces llega el momento en que te tienes que marchar, irte con tu vida. Después de todas las conversaciones de a ver si llueve me miras con un espera! te diría...

coincidencia.



.

...

sentirte atractiva en cada momento. Curvas que no respetan la velocidad.

temerario.



.

...

fingía armaduras que no hubiesen resistido el más leve susurro.

y no.



.

...

cuerpos que no se detienen ante nada. 74º C.



.

...


...

asumiendo todos los daños colaterales. Sin represalias.

con prisioneros.



.

...

buscaba entre la gente pero te tenía dentro.

ciego.



.

...

reinvento el significado de tus palabras para sobrevivir a tu esquiva respuesta.
Cambio por un quizás y por quiero un hasta luego.



.

...

aceras que se cansan de ser recorridas.

IMPACIENCIA.



.

...

secretos que confesarte con las yemas de los dedos.



.

...

a lo mejor no te has dado cuenta, pero estás sonriendo siempre. Lo iluminas todo.

me deslumbra. me enciende. me derrite



.

...

esperé el tiempo necesario para equivocarme contigo.

bingo.



.

...

sólo soy un pequeño punto sobre el que gira todo mi universo.

y seguido.



.

...

cualquier primavera en blanco y negro es menos desoladora.

que.




.

...

alco hol.

actualizaciones de la otra embriaguez.



.

...

probando! uno, dos, tres, probando!

el sabor de saber que ya lo sabes.




.

...

cuando todo lo que vi en ti estaba detrás. Baile de máscaras a medianoche.

apariencia.




.

...

en el fondo soy tan rojo como tú desearías que fuese.

o no.



.

...

después de ser tan cauto y tan políticamente correcto te arrinconaría contra la pared para no decirte otra vez lo que nunca te dije.

Pero más cerca.




.

...

Bajo el auspicio del sanguinario manto de la revolución son condenados los silencios y las omisiones! miradas a traición, palabras susurradas, espacio entre los dedos disponible.



.

...

al alba... (es decir, amanece. Hace rato que ya pasó el camión de la basura y a punto está de pasar el panadero; los pájaros cantarán y las nubes se levantarán y yo -yo- seguiré con esta extraña adicción de sentirte tanto)

Enganchándome al alba.



.

...

no es que resuma, es que ya no me queda abecedario suficiente.

para.



.

...


...

entre líneas. Entre momentos.



.

...

aplicando la falsa ecuación de restarte.

+.



.

...


...

Imaginar todo lo que puede ser&Cía.

en efecto.



.

...

no me importa el espacio ni el tiempo.

Ya no.



.

...

sigo estando lejos. A un paso por detrás.

a un ciento.



.

...

como el viento que enreda tu pelo. Desearía.



.

...

todos estos rastros. Expectación. Olvido. Norte.



.

...

te he visto bailar como si nadie te viese.




.

...


...

barquito de nuez navegando entre las corrientes.

que me sacuden.



.

...

espirales de intenciones preparadas para la ocasión. Querer y no querer.



.

...

y pisaste sin querer ese pobre corazón descalzo.

perdón.



.

.

...

kilómetro cero. Parto en busca de la coincidencia.



.

...

oxígeno en huelga de celo, insumisión, carne desertando de toda la piel posible.

- me sobraban los latidos -



.

...

que sean robados.

(sin saber como esperarlo todo disimulándome)



.

...


...

al margen de posibilidades cerca es una opción electrizante

y punto.




.

...

fugaz.

sin tiempo para rendirme. Inesperada manera de no decirte nada. Varado.



.

...

hay días que pasan de largo y no saben llenarse de nosotros.

Déjalos.



.

...

hubo un instante sin dudas. A continuación miles.



.

...

opino que tu modo de entrecruzar las piernas, tu voz, la manera de despedazar las servilletas mientras esperas, las miradas inquisitorias hacia la puerta y el reloj indistintamente, y todo lo demás que te rodea son soñables.

conste.



.

...

después de seguir esa tenue línea imaginaria por donde una noche perseguí tus pasos.



.

...

como todo lo que baja cuando sube, como cada noche mía tras tu mañana.



.

...

anticipándome a la colisión.

Fin de una era en esta piel. Extinción contra tu mundo.



.

...

no supe de ti.

Hasta mirarte con las preguntas llenas.



.

...


...

quizás, esperaría hasta el fin de los días.

moñeca



.

...


...

Queda el consuelo de saber ser.todo lo que soy contigo.



.

...

mi corazón es algo que se oculta detrás de este paquete de tabaco. Pero no se trataba de humo.

Beibi.



.

...

y, corderito de mí, que no quise ir cantando por las esquinas esta dicha –beeeeeee!- sin saber que por las noches te dormías contándome.



.

...

Otra vez a querer decir aquello que sólo puedo decirte a veces.



.

...


...

la extraña sensación de que estabas cerca, de que acababas de pasar por allí hacía un instante. Arrojadas todas las consideraciones al suelo para correr más rápido por las calles aún frescas de ti.



.

...

Ya no volveré a pasear por la alameda, esperando encontrarte.

Intención. Destino. Norte.


.

...

Dicen que cuando nos mirábamos saltaban chispas.

Dicen que yo ardía.



.

...

Se ve que llegaba el invierno.

Guardabas tus sentimientos hasta la primavera.



.

...

yo no soy así, entiéndeme. Esta no es sino una manera que tiene el mundo de verme.

(no soy más que una pequeña veleta a merced del viento. Del oeste)



.

...

...

yo nunca he sido azul, entiéndeme; y rojo sólo cuando tú estabas.

rojo por dentro, claro.



.

...

Supongo que sigues estando ahí.

Si no, todo esto volvería a carecer de sentido.



.